Promueve libros de la UANL por todos lados

En su proyecto Pintando Morado, Jesús Plata recorre casa por casa, mercados y hasta autobuses promoviendo la lectura. Gracias a un convenio con la Editorial Universitaria, Plata ahora promoverá la lectura y se apoyará con 150 títulos editados por la UANL.

Se llama Jesús Plata, pero se lo conoce como Águila blanca, Sinorfil u Orfilsin. La hace de todo; a veces es payaso, otras veces performer, pero, sobre todo, es promotor de lectura y, desde diciembre, también es embajador de las letras que se publican en la UANL.

El búnker nacional de su proyecto se llama Casa Morada y el concepto de promoción a la lectura se conoce como Pintando Morado, que en febrero cumple tres años.

Gracias a un convenio entre su proyecto y la Editorial Universitaria desde hace un par de meses, Águila Blanca ahora cuenta con varios ejemplares de hasta 150 títulos diferentes que se han editado en la UANL para su trabajo de promoción a la lectura.

En estos días, el promotor de lectura está visitando la Ciudad de México, Atlacomulco, Toluca, Xalapa y Puebla.

El nombre Pintando Morado es una metáfora tomada del espectrómetro de luz y los corrimientos hacia el rojo o hacia el azul, en los cálculos de las distancias en el Universo. Los astrónomos utilizan el espectro de luz que emiten una estrella o nebulosa para medir la distancia, o alejamiento, de las mismas dependiendo del color: azul se acerca y rojo se aleja.

“Nos llamamos Pintando morado porque con las personas que están cerca del arte son de color azul; cuando están lejos son de color rojo. Al querer llevarlos al color azul se da la cromática de color morado”, explicó en entrevista desde Casa Morada.

Plata considera que para que alguien tenga un encuentro con la literatura se tiene que identificar. Su labor la realiza casa por casa.  La manera de romper el hielo con la gente es haciéndole dos preguntas. La primera es ¿cuál es su nombre? Puede ser un nombre ficticio. La segunda es ¿cuál es su mayor gusto u orgullo? Con el fin de encontrar el texto adecuado que pueda ganchar al potencial nuevo lector.

“Nos hemos encontrado gente que le leemos un texto y empieza a llorar o sentirse cobijado por la lectura. Nos damos cuenta que la gente no va a acudir [a una biblioteca], entonces, vamos a donde está la gente: plazas, centros comerciales. Es llevar los eventos a las vías públicas. Pensamos que incluso un autobús puede ser un buen escenario”, dijo el performer y promotor de lectura.

La alianza entre Casa Morada y la Editorial Universitaria surge debido a la gestión del director de la Editorial de la UANL, el escritor Antonio Ramos Revillas.

El escritor y editor explicó que la idea de una red de librerías comunitarias dependientes de la Casa Universitaria del Libro UANL se relaciona con la necesidad de crear sinergia entre la Universidad y los gestores culturales que tienen trabajando en la comunidad.

“Nosotros nos queremos sumar a su trabajo dotándolos de ejemplares de la Dirección de la Editorial Universitaria; y que estos ejemplares sean el primer ladrillo del concepto de una librería”.

Al mismo tiempo, librerías como Casa Morada pueden complementar su labor con la visita de autores editados por la UANL, y con festivales y eventos que realizan las distintas direcciones de la Secretaría de Extensión y Cultura.

“Es un ganar-ganar en el sentido de que ellos tienen más elementos para hacer lo que ya hacen y nosotros ganamos un espacio donde tenemos, no solamente el acceso y venta de nuestros libros, sino otra comunidad a la cual hablarle de lo que hacemos en la Editorial Universitaria de la UANL”,  expuso Ramos Revillas.

Fuente: Vida Universitaria 

shared on wplocker.com